Blog

La guarda y custodia compartida se  encuentra  en  pleno  debate legislativo, jurisprudencial y doctrinal en nuestro país desde que la Ley 15/2005, de 8 de julio, la introdujera de forma  expresa en nuestro Derecho Civil.

La  custodia  compartida  no  hay  que  olvidar  que  el  Tribunal  Supremo   es totalmente  favorable  a  la  misma,  pero   igualmente   es   partidario  de  ser  lo  más   equitativo  atendiendo  a  cada  una  de  las  circunstancias  de  cada caso  concreto.

Se  tiene  una  idea  equivocada  sobre  cuáles  son  los  deberes  en  el  caso de  la  custodia  compartida.  De  hecho es  un  sentir  popular  que  teniendo una  custodia   compartida  ya  nos  tenemos  que   olvidar  de  la  pensión,  pero  es   totalmente  erróneo.  Se  piensa   en   la  custodia  compartida  con  la   idea  de  ahorrarse  la  pensión,  pero  como  decimos  esto  no  es  así,  pues  no   impide   el   que   se   fije  una  pensión  si  bien  habrá  que  atenerse  a  una serie  de  criterios,  donde  la  base  se  encuentra  principalmente  en  calcular  el   coste  mensual  del  mantenimiento  de  los  menores   y  en  función   de   los  ingresos  de  cada  progenitor  se  intentara  equilibrar  la   situación  entre  ambos.

Pero  como  decimos,  hay  que  analizar  las  circunstancias,  Ya   que   en   el supuesto   que   exista   desproporción  de  los  ingresos  de  los  padres  sería una situación injusta para los menores, dado que serían los únicos perjudicados,  pues   la   temporada   que   viviera   con  el  custodio  que  tenga  más  ingresos  viviría  mejor  en  detrimento  del  otro  periodo.  El  progenitor  que  menos  ingresos  perciba  y   solicite  la   pensión   debe   acreditar  que  los  ingresos  del  otro  progenitor  son  mayores  y  si  este  desequilibrio  no  pudiese  probarse   no   se   concedería  dicha  pensión.

Igualmente  se  ha  considerado  por  el  Tribunal  Supremo  que  esta  pensión no  tiene  un  tiempo  limitado como la  pensión  compensatoria,  todo  lo contrario,  “pues  los  menores  no  pueden  quedar  al  socaire  de  que  la madre  o  el  padre   puedan  encontrar  trabajo”  más  allá  de  que posteriormente pueda haber modificaciones si existe variación de circunstancias.

Igualmente  se  puede  plantear  la  situación  de  que  incluso  los  menores jueguen  con  el  cariño  de  los  padres,  al  fin  y  al  cabo  son  pequeños,  por eso  es  muy  importante  que  sea  la  jurisprudencia  del  Tribunal  Supremo quien  fije  con  claridad  donde  están  los   límites  de  la  custodia  compartida,  que  en  todo  momento  velará  por  el  interés  de  los  menores.

Todo lo que venimos exponiendo, después de una evolución del Alto Tribunal ha dejado sentado  en la sentencia 55/2016, de 11 de febrero de 2016   que  la  guarda  y  custodia  compartida  no exime del pago de la pensión de alimentos si existe desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges.

En  esta Sentencia,  el  TS no acepta la petición del padre de que, al adoptarse el sistema de custodia compartida, ya no es necesario el pago de alimentos, pues cada progenitor se debería hacer cargo de los mismos durante  el  periodo  que  tenga  la  custodia. Así:

– confirma que el padre debe pasar una pensión a su exmujer para la manutención de sus dos hijas menores, ya que la progenitora no percibe ingreso alguno, señalando que «la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en este caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno»,

– además rechaza que esa pensión pueda limitarse temporalmente (como hizo el Juzgado de Primera Instancia que estudió  el  asunto,  que  fijó  el  límite  en  dos  años),  «pues los menores  no  pueden quedar  al  socaire  de  que  la  madre  pueda  o no  encontrar  trabajo»,  más  allá  de  que  posteriormente  pueda haber  modificaciones si existe variación sustancial de las circunstancias (art. 91, del Código Civil). Señala  el  Tribunal  Supremo que  esta  limitación temporal «tiene sentido en una pensión compensatoria,  como  estímulo  en  la  búsqueda  de  ocupación laboral,  pero  no  tiene cabida en los alimentos a los hijos, al prescribirlo  el  art. 152,  del  Código Civil».

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!