Blog

El  Tribunal  Supremo,  en  sentencia  de 33/2017 de 19 de enero,  ha  fijado este  criterio  de  disminución  de la  pensión  alimenticia,  cuando  un  tercero ajeno  a  los  que  han  formado  la  unidad  familiar,  pasa  a  vivir  en  el domicilio  familiar  una  vez  rota  la  unión.  La  base  fundamental  de  tal decisión  está  en  que  la  pensión  se  fijo  en  base  a  la  contribución  de ambos  progenitores  a  los  gastos  de  la  vivienda  incluido  en  este  supuesto  hasta  el  pago  de  una  empleada  de  hogar,  de  la  que  se beneficia   la   nueva  familia   y   no   el   progenitor   que  tiene  que  abandonar   el  domicilio  familiar,  siempre   y   cuando   sea  un  hecho   nuevo,  no  meramente  coyuntural  e  imprevisto  en  su  momento,  y  de entidad  suficiente  que  debe  tener  su  transcendencia en el orden económico,  y  por  lo  tanto  en  la  medida  económica  cual   es  la   cuantía de  la  pensión  de  alimentos  a  favor  de  los  hijos  acordada  en  su  día  en la  sentencia  de  divorcio  de  mutuo  acuerdo  de  fecha  30  de  septiembre  de 2011.

Esta  nueva  tendencia,  esta  basada  en  principios  de  equidad  y  justicia, pues partimos  de  que  la  vivienda  forma  parte  integrante  del  concepto   de alimentos,  conforme  el  artículo  142  del  Código  Civil,  obligación  que   recae  sobre  ambos  progenitores  y  no  solamente  sobre  el  progenitor   no custodio,  por  lo que  al  beneficiarse  el  progenitor  custodio  de  la  nueva situación  con  su  nueva  familia  de  la  ocupación,  por  el  uso  atribuido  a  los  hijos  menores  anteriores  de  la  vivienda,  y  sin  olvidar  que  la propiedad  es en  pro indiviso  de  ambos  progenitores,  esta  situación  tan desequilibrada  para  uno  de  ellos  debe  tener  su  trascendencia  económica a  los  efectos  de  la  mencionada  contribución  del  progenitor  custodio.  Es decir,  la  presencia  de  un  tercero  en  la  vivienda  que  constituyo  el  hogar familiar,  cuyo  uso  fue  asignado  a  la  esposa  y  a  los  hijos  menores,  a tenor  de  lo  dispuesto  en  el  artículo  96  del  Código  Civil,  no  hay  que  verlo  desde  el  punto  de  vista  del  uso,  sino  desde  la  prestación alimenticia.  Dado  que  la  nueva  familia  se  beneficia  de  los  gastos,  en detrimento  del  progenitor  no  custodio  que  paga  su  50%  y  sin  embargo no  tiene  ningún  derecho,  sino  todo  lo  contrario  el  pago  es  lo   único   que le  queda.

Es  precisamente  esta  desproporcionalidad  la  que ha  llevado  a  fijar  en esta  sentencia  la  reducción  de  la  pensión  alimenticia,  pues  son  gastos que,  como decimos,  se  beneficia  la  nueva  familia  en  detrimento  del progenitor  no  custodio,  luego  esto  motiva  que  la  obligación  de  pago  por parte  de  este  se  vea  reducida  en  razón  a  la  entrada  en  escena  de  un tercero,  que  necesariamente  debe  contribuir  a  estos gastos,  estando  como esta  la  vivienda  integrada  en  el  concepto  de  alimentos.  No  obstante  y dado que estamos tratando temas de familia,  no  se  puede  hacer  una generalización,  sino  que  habrá  que  analizar  cada   caso   concreto,  pero   lo  relevante,  tal  y  como  mantienen el Tribunal Supremos,  es  dar  prioridad a  los  principios  de  equidad  y  justicia,  luego  es  importante  desde  el principio  fijar   las  circunstancias  personales  que  se  tienen  en  cuenta   a   la  hora  de  fijar   las   medidas   familiares.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!