Blog

En principio parece que hay dos derechos enfrentados el derecho de los menores  a  su  intimidad  y  secreto  de  sus  comunicaciones,  con  el  ejercicio  de  la  patria  potestad  de  los  padres  que velan  en  todo  momento por  los  menores.  Esto  sería  así  si  se  llevara  a  sus  últimas consecuencias,  pero  como  todo  hay  que  buscar  el  justo  equilibrio.

Es cierto que el derecho a la intimidad de los menores esta  ampliamente regularizado  tanto  en  la  Convención de los Derechos del Niño, en cuyo artículo 16 se dice:  “Ningún niño será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, domicilio o su correspondencia…”. Nuestra  Constitución reconoce de manera genérica en el artículo 18, el derecho  al  honor  y  a  la intimidad  familiar  y  a  la  propia  imagen,  y  en  el artículo  20  específica  el  derecho a comunicar o recibir libremente información veraz.   Y  de  manera  específica  la  Ley  Orgánica  de Protección Jurídica  del  Menor 1/1996, en el artículo 4.1 dice “Los menores tienen derecho  al  honor,  a  la  intimidad  personal  y  familiar  y  a  la  propia imagen”.

Pero  lo  cierto  también  es,  que  los  padres  y  simplemente  por  el  bien  de sus  hijos  deben  tener  cuidado  de  su  desarrollo,  estar  pendientes de cuales  son  las  relaciones  y  las comunicaciones  que  sus  hijos  menores tienen  con  la  finalidad  de  evitar  los  grandes  peligros  a  que  la  actualidad están  sometidos  con  las  redes  sociales  y  con  Internet.  Legalmente aquí los  padres  están  protegidos  por  el  ejercicio  de  la  patria  potestad,  que  en los artículo 156 y 154, del Código Civil se dice: ”La Patria Potestad como responsabilidad  parental,  se  ejercerá siempre  en  interés  de  los  hijos,  de acuerdo  con  su  personalidad  y  con  respeto  a  sus  derechos,  su  integridad  física  y  mental”.

Por  lo  que,  la  Patria Potestad, habrá  de  ejercerse  con  pleno  respeto  a  los  derechos  de  los  menores,   cosa  que  aunque  sea  legal  también  es  un  derecho   natural   innato  en  cada  padre, que   velará   por   el   bienestar  del  menor  y  en  su  beneficio,  pero  el  pretender  tener  un  control  para  evitar  un  mal  mayor  nunca  podrá  ser  visto  como  una  injerencia  en  los derechos de los menores a su intimidad. Por lo que serán válidos determinados  actos  que  algunos  padres  lleven  a  cabo  conforme  al  “uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad” (art.156, del CC).

Lo que venimos exponiendo, nos lleva a preguntarnos ¿cuando estaría justificada  la  intervención  parental?. Hay  una  sentencia del Tribunal Supremo  aclaratoria  de  este  extremo,  Sentencia 10 de diciembre de 2.015, donde  admitió  como  valida  las  pruebas  aportadas por la madre, que accedió  a  la  cuenta  de  Factbook  sin  el  consentimiento  de  su  hija,   ya que  existían  indicios claros  de  que  la  menor  estaba  siendo  víctima  de acoso   sexual  a   través   de  la  red.  Y  afirma  el  Tribunal  Supremo  que:  “el  ordenamiento  no  puede  hacer  descansar  en  los  padres  unas obligaciones de   velar   por   sus  hijos  menores  y  al  mismo  tiempo  desposeerles   de  toda  capacidad   de  controlar  en  casos  como  el  presente  en  que  las  evidencias apuntaban inequívocamente  en  esa  dirección.  La  inhibición  de  la   madre  ante  hechos  de  esta  naturaleza,  contraría   los   deberes  que  le  asigna   por  la   legislación  civil…”.

Otra cuestión a tener en cuenta es la madurez del menor a la hora de determinar  la  posible  injerencia  en  su  intimidad,  de  manera  que  cuando el  menor  haya  alcanzado  un  grado  de madurez  que  le  permita  ejercer  su  derecho  autónomamente,  su  capacidad  de  decisión  no  podrá  ser anulada  ni  sustituida  por  sus  progenitores.  Por  tanto,  lo  principal  es prevenir  y educar  y  conseguir  una  interrelación  entre  los  menores  y  sus progenitores  de  manera  que  estos  no  se  queden  fuera  de  su  círculo  ya que  luego  les  sería  imposible  entrar.

Por  encima  de  todo,  como  decíamos  en  nuestro inicio,  debe  primar  el sentido  común,  ni  consiste   en   no  entrometerse  en  la  vida  del  menor,   ni  tampoco  en  controlar  todos  sus movimientos,  entre  estos  dos  extremos  existe   mucho   campo   donde   los   padres   y   por   su   derecho  natural   pueden  ejercer  adecuadamente  la  patria  potestad  sin  vulnerar  ningún derecho  del  menor.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!