Blog

No  solo  se  heredan  los bienes, sino también las deudas, y estas precisamente  han  sido  el  quebradero  de  cabeza  de  muchas  familias  que en  el  momento  de  ir  a  aceptar  la  herencia  se  han  encontrado  que  los bienes  que  iban  a  heredar  estaban  llenos  de  deudas  y  cargas  y  lo  malo es  cuando  las  deudas  son  superiores  al  valor  de  los  bienes  heredados, ya  que,  en  principio,  los  herederos  en  este  caso  deben  responder  con  su  patrimonio.

En  los  artículo 981 y  siguientes del Código Civil,   se  establecen  los derechos  y  obligaciones  de  los  herederos.  Hemos  de  tener  en  cuenta, que  la  herencia  es  un  derecho  y  no  una  obligación,  por  lo  que  un llamado  a  la  herencia  tiene varias opciones antes de constituirse en heredero,  pudiendo  valorar  si  le  interesa  o  no  aceptar  la  herencia  a  tenor  de  si  el  testador  dejo  deudas  o  no.  Cuando  se  acepta  sin  más una  herencia,  se   acepta  tanto  “lo  bueno  como  lo  malo”,  es  decir,  se aceptan  las deudas que el testador tenía en vida. Son precisamente las deudas,  las  que van  a  ser  determinantes  a  la  hora  de  decidir  que postura  tomar  ante  la  herencia.  Antes  de  tomar  una  decisión  ha  de informarse  de  cual  es  el  estado  de  las  deudas  contraídas.

Previo al momento de la aceptación de herencia, se pueden tomar tres posturas:

– ACEPTACION  DE LA HERENCIA PURA Y SIMPLE.  La cual se puede aceptar  expresa  o  tácitamente,  es  decir utilizando los bienes del fallecido.  En  este  caso,   si  hay  deudas  se  responderá  de  ellas,  no solo  con  el  valor  de  los  bienes  heredados,  sino  que  si  estos  no fueran  suficientes  quedarían  sujeto  el  patrimonio  del  heredero  hasta cubrir  el  total  de  la  deuda,  tal  y  como  se  establece  en  el  artículo 1.003, del Código Civil,  es  decir,  la  responsabilidad  ultra  vire  hereditatis, lo  cual  implica  la confusión de los patrimonios del causante y del heredero.  Una  vez  aceptada  en  documento  público,  es  irrevocable.

– RENUNCIAR   O RECHAZAR LA HERENCIA.  Esta  renuncia,  una  vez realizada,   es  igualmente  irrevocable  y  acrecería  a  los  demás herederos.  La  renuncia  se  hace  en  documento  público  siempre, artículo 1,008,  del Código Civil.  La  renuncia  se  hace  a  la  totalidad  de la  herencia,  no  se  trata  de  una  renuncia  a  la  carta,  es  decir,  no  me puedo  quedar  con  el  legado  y  renunciar  a  las  deudas.  De  hecho,  el uso  de  cualquier  bien  legado  supondría  la  aceptación  de  la  herencia.

– ACEPTAR  LA  HERENCIA  A  BENEFICIO  DE  INVENTARIO.  Es  una alternativa  a  la  aceptación  y  a  la  renuncia,  regulada en el artículo 1.010, del Código Civil. Significa, que  se  acepta  la  herencia  una  vez atendidas  todas  las  deudas,  por  lo  que  si  después  quedan  bienes acepto  y  sino  se  extinguen las deudas, ya que el heredero no respondería  con  su  patrimonio.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!