Blog

Hemos  de  partir  de  que   no   existe   ninguna  antinomia  entre  los  artículos 1.050 y 1.058, del Código Civil (CCiv), en relación con el principio de que cualquier  coheredero  disidente  puede  pedir  la  partición  judicial  (artículo 1059, del CCiv),  no siendo en estos casos exigible al menor emancipado la concurrencia  de  sus  padres  o  del  curador,  salvo  aquellos  casos  en  que implicará  actos  de  enajenación,  como   sería   el  caso  de  adjudicaciones en pago  o  para  pago  de  deudas.

Por lo que respecta a los hijos no emancipados, que se encuentran bajo la potestad  de  los  padres  o  los  mayores  de  edad  sujetos  a  la  Patria Potestad Prorrogada o  rehabilitada,  serán  representados  en la  partición correspondiente por  sus  padres,  con  sujeción  a  lo  establecido en los  artículos 154 y ss del CCiv  de   la  siguiente  forma:

Si  no existen intereses  contrapuestos entre los  padres  y  el  menor, los padres, conjuntamente  o  el  que  de  ellos  ejerza  su  potestad,  representarán  a su  hijo,  sin  que  sea  necesaria  la  intervención  ni  la  aprobación  judicial (artículo 1060, párrafo 1.º, del CCiv).

. Cuando existan intereses contrapuestos entre el menor y uno solo de sus padres,  aquel  de  ellos  que  carezca  de  interés  en  la  sucesión  representará a  su  hijo,  sin  que  sea  necesaria  la  intervención  ni  la  aprobación  judicial (artículo 1060, párrafo 1.º CCiv).

Caso  de  haber contraposición de intereses entre el  menor y  ambos  padres, será necesario instar y obtener el nombramiento  de  un  defensor  judicial  que  le represente, que será designado conforme al artículo 300, del CCiv, a justando  su intervención  a  lo  que  prevé  el  artículo 1060, párrafo 2.º, del CCiv.

Con relación a las personas sujetas a tutela, de los arts. 267,  271,  272,  299,  302  y 1060, del CCiv,  se  extrae:

Si  entre  el  sujeto  a  tutela  y  el  tutor no  existen  intereses  contrapuestos, éste representará  al  primero  en la partición, la cual deberá ser aprobada judicialmente una vez se haya realizado, conforme a la legislación vigente, permaneciendo  vigente  la  autorización  judicial  para  aceptación  de  herencia sin  beneficio  de  inventario.

.Cuando existen intereses opuestos se designará un defensor judicial que represente  al  pupilo,  debiendo  obtener la aprobación del juez, si éste no hubiera  dispuesto  otra  cosa  al  hacer  el  nombramiento.

BUFETE DE MIGUEL Y SORIA,
Abogados.

Compartir...
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

error: Content is protected !!