Blog

Surge  un  problema,  a  veces imposible  de  reconducir  entre  los  herederos,  que  es la  falta  de  acuerdo  entre  ellos  y  que  da  lugar  al  estancamiento  de  la  aceptación  de  herencia.  Pues para que se lleve a cabo esta aceptación,  es  necesario  el  consentimiento  unánime  de  todos los herederos  y  legatarios,  ya  que  esta  basado  en  el  principio  de  unanimidad,  que se recoge en el artículo 1058 y 1059 del Código Civil,  para solucionar  dicha  controversia  aparece  esta  figura  que,  si  bien  ya  estaba antes,  en  la  actualidad  pueden  actuar  sin  tener  que  acudir a los Tribunales,  con  lo  que  se  pretende  evitar,  tener  que  acudir  a  un  juicio para  realizar  la  partición,  convirtiéndose  en  un  camino  largo  y  tortuoso.

Sin embargo como decimos, este problema ha encontrado solución con la nueva aprobación de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, donde la figura del contador  partidor,  tercero  independiente  y  profesional,  puede  ser nombrado  por  el  Notario  o  por  el  Letrado  de  la  Administración  de Justicia,  conforme  al  artículo 1.057,  del  Código Civil,  que  en  resumen  dice,  que  para  el  supuesto  en  que  el  testador  no  haya  nombrado contador para su partición, podrá ser el Notario o el Letrado de la Administración  de  Justicia,  quién  a  petición  del  50%  de  los  herederos  y con  citación  de  todos  los  demás  interesados,  podrá  nombrar  un  contador-partidor  dativo.

Lo  que  parece  un  simple  requerimiento  al  Notario  es  un  proceso  que  se ha  de  llevar  a  cabo  conforme  a  lo  establecido  en  los  artículo  50  y  66.1, de  la  Ley  del  Notariado.  En  dicho  requerimiento,  realizado  por  ese  50% de  los  herederos,  para  que  se  pongan  de  acuerdo  sobre  el  contador partidor,  deberá  incluirse  también  el  requerimiento  a  los demás interesados,  para  hacer  la  partición   de   una  forma  determinada,  por  si  los  demás  a  la vista  de  la  misma  acceden  a  partir  en  común,  evitándose los  gastos  del  contador  partidor.

En  dicho  requerimiento,  se  fijará  lugar, día  y  hora para  la  “Junta  de herederos”  (artículo 783, de la  L.E.C.), con  la  finalidad  de  llegar  al  acuerdo sobre  el  nombramiento  del  contador partidor,  caso  de  no  ponerse  de acuerdo,  el  Notario  y  conforme al artículo 50m de la Ley del Notariado, solicitara al Colegio Notarial que se nombre un contador, quién será el encargado  de  elaborar  el  cuaderno particional.  Esta  sería  la  primera  fase.

Entramos en la segunda fase, cuando el cuaderno particional debe ser aprobado  por  los  herederos  y  legatarios.  La  partición  puede  ser impugnada  si  hay  lesión  en  más  de  la  cuarta  parte  del  valor  de  la  cosa cuando  fueron  adjudicados ( art. 1074, del CC),  rescisión  que  pueden  pedir los  herederos  judicialmente  si se  consideran perjudicados, salvo que hubiesen enajenado todo o parte de los bienes que le hubieses sido adjudicados  y  durante  un  plazo  de  cuatro  años  desde  que  se  hizo  la partición.

Caso  de  no  ponerse  de  acuerdo,  el  Notario  podrá  autorizar  una  escritura para  la  aprobación  de  la  partición  realizada  por  el  contador-partidor, debiendo  comprobar  el  notario  que  se  han  respetado  en  la  partición, todos  y  cada  uno  de  los  requisitos  exigidos  en  el  artículo 1.061, del Código Civil,  a  saber,  que  los  lotes  que  se  adjudiquen  a  cada  uno  de  los  coherederos  sean  de  la  misma  naturaleza,  calidad  o  especie.   Tal   y como  dice  la  jurisprudencia,  la  partición  ha  de  estar  presidida  por  un criterio de equitativa ponderación y debe hacerse respetando la posible igualdad   determinada   por   las   circunstancias   de  cada  caso,   si   bien  sin  exigir  una   igualdad  matemática  o  absoluta,  sino  de  igualdad  cualitativa  (sentencias del TS 25/03/1995, 16/02/1998, 14/07/1990, …).

La  vulneración  de  cualquiera  de  estos  preceptos  daría  lugar  a  la  nulidad de  la  partición,  por  lo que el Notario no realizaría la correspondiente escritura.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!