Blog

Aunque en principio nos puede sonar algo ilógico, dado que todos los procedimientos  relacionados  con  la  familia  han  sido  hasta  el  día  de  hoy competencia  de  los  Tribunales,  se  ha  producido  con  la  publicación  de  la Ley 15/2015,  de 2 de julio, de  la  Jurisdicción Voluntaria  una  nueva  vía,  pero   solo   para   aquellos  matrimonios  que  quieran  divorciarse  o  separarse   de  mutuo   acuerdo   y   que   no   tengan  hijos  menores  de  edad  o con la capacidad  modificada  judicialmente,  es  decir  que  sea  incapacitado.  En  estos   casos,   se   podrá  acudir  al  notario  con  la  finalidad   de   obtener   el  divorcio.

El  consentimiento  se  presta  en  una  escritura,  que  se  compone  de  la declaración   de   los   cónyuges   de   su   voluntad   de   querer   divorciarse,  a   lo  que  se  le  une  un  convenio,  el  cual  deberá  estar  redactado  conforme   a   lo   establecido  en   los   artículos  82,  83,  87,  89  y  90,   del  Código  Civil,    por   el  nuevo  artículo 54,  de  la Ley  del  Notariado,  así  como  por  el  artículo  61  reformado  de  la  Ley  del  Registro  Civil,  todos ellos  según  la  redacción  que  le  da  la  Ley  de  Jurisdicción  Voluntaria (L.J.V.).

A  diferencia  del  matrimonio que lo puede celebrar cualquier notario, el divorcio  solo  lo  puede  llevar  a  cabo  el  notario  del  lugar  de  la  última residencia  en  común de los cónyuges o el de residencia habitual de cualquiera   de   los  cónyuges.   Ninguna  norma  índica  el  modo  de  acreditar   el   domicilio   o   residencia,   luego   cualquier  medio  de  prueba  es   válido   e  incluso  la  simple  manifestación  de  los  cónyuges  es  válida.

Se  puede  plantear  la  duda  de  si  este  consentimiento  puede  ser  prestado mediante  poder,  no  existe  impedimento  para  ello,  ahora  bien  ha  de tratarse  al  igual  que  sucede  en  el  matrimonio  y  hablando  en  lenguaje coloquial  ha  de  ser  un  poder  especialísimo,  similar  al  poder  para  contraer  matrimonio  (técnicamente  no  es  un  apoderado  sino  un  nuncio).

Lo  que  nos  lleva  a  la  posibilidad  de  divorciarse  estando  los  cónyuges   en  distintas  localidades,  y  por  tanto  en  distintas  Notarías,  del artículo  61 de  la  L.E.C.  que  es  aplicable  según  el  artículo 8,  de  la  L.J.V., se desprende   que  sólo  cabe  esa  posibilidad  vía  mandato  verbal,  y  por  tanto ratificando en otra Notaría, pero  siendo el Notario que reciba el requerimiento  inicial  el  que  debe  declarar  el  divorcio.

La  Ley  impide  que  los  cónyuges  de  común  acuerdo  acudan  al  Notario  a divorciarse  e  impone  la  asistencia  de  Abogado,  al  igual  que  sucedería con  el  divorcio  judicial.  Se  entiende  que  el  motivo  es  razonable  dado  que  el  notario  esta  para  dar  fe  de  la  voluntad  de  los  cónyuges  y asesorar  imparcialmente,  en  tanto  que  el  Abogado  ha  de  defender  los intereses  de  sus  clientes,  de  modo  que  un  acto  como  el  divorcio,  que tiene  una  gran  trascendencia  personal,  no  puede  realizarse  de  forma irreflexiva   y   necesita  del  máximo  asesoramiento  profesional  posible.  Y  de hecho  así  lo  contempla  la  ley  siendo  obligatorio  en  todo  caso  el  deber  estar  asistidos  por  letrado  en  ejercicio,  conforme  dice  el  artículo 82,  del   Código Civil,   y  el   artículo  54.2,  de  la  Ley  del  Notariado, añade  “2. Los cónyuges  deberán  estar  asistidos  en  el  otorgamiento  de  la  escritura  pública  de  Letrado  en  ejercicio.”.  En  definitiva,  que  el  legislador  quiere que  la  asistencia  letrada,  sin  perjuicio  de  que  pueda  ofrecerse  antes, exista  siempre,  y  de  modo  personal,  en  el  momento  del  otorgamiento  de la  escritura.

Así mismo,  los   cónyuges  deben  aportar  los  siguientes  documentos  a  la hora de solicitar el divorcio, debiendo adaptarse el requerimiento a lo establecido  en  el  artículo 770.1,  de la Ley de Enjuiciamiento Civil  (L.E.C.).

1.- Certificación de la inscripción del matrimonio y, en su caso, las de inscripción  de  nacimiento  de  los  hijos  en  el  Registro Civil.

2.- Los  documentos  en  que  el  cónyuge  funden  su  acuerdo  (la L.E.C. habla  de  derecho).

3.- Si  se  solicitaran  medidas  de  carácter  patrimonial,  los  requirentes  (la L.E.C. habla  del actor)  deberán   aportar   los  documentos  de  que  disponga que   permitan   evaluar   la   situación   económica   de  los  cónyuges  y,  en  su caso, de los hijos, tales como declaraciones tributarias, nóminas, certificaciones  bancarias,  títulos  de  propiedad  o  certificaciones  registrales.

Finalmente,   el  divorcio  ante  Notario  ha  de  inscribirse  en  el  Registro  Civil donde  estuviere  inscrito  el  matrimonio,  a  cuyo  efecto  los  cónyuges deberán  presentar  copia  autorizada.  El   Convenio   Regulador  en  el  que  se  liquida  el  Régimen  Económico  del  Matrimonio  en  el  divorcio  ante  Notario,   es    un   documento   sujeto  (exento,  si  el  reparto  es  igualitario) en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos  Jurídicos  documentados,  que  habrá   que  liquidar  en  el  plazo  de  30  días  hábiles.  Estando  exento  del   Impuesto  Sobre  el  Incremento  de  Valor de los Terrenos  de  Naturaleza  Urbana   (que, igualmente,  hay  que  liquidar  en dicho plazo).  Los  bienes  inmuebles   adjudicados   en   el   convenio  a  uno  de   los   cónyuges  son  inscribibles  en  el  Registro  de  la  Propiedad,  lo mismo  que  ciertos  bienes  muebles  en  registros  administrativos.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!