Blog

Una   vez  que   ya   se  ha   establecido,  bien   por   sentencia   o  por  acuerdo  mediante  convenio,  cual   va   a   ser  la  residencia  de  los  menores,  esta  no se  puede  variar   al   libre   albedrío  del  progenitor  custodio,   todo  ello   debido  a   que   en   todo  momento   hemos   de   velar  por  el  interés  de  los  menores  y  no  por  los  personales  del  progenitor custodio,   además  habrá  que  analizarse  si  supone  un  cambio  radical  tanto en  el  entorno  familiar,   como  en  el  social  de  los  menores.  Se  pretende  como  siempre  conciliar  los  dos  intereses,  el  de  los  menores  y  el  de  los  padres  que  a  veces  por  cuestiones  de  trabajo  necesitan  cambiar  de  domicilio,  pero  esto  no  puede  ser  nunca  una  excusa  para  alejar  a   los  hijos  del  otro  progenitor,  pues  en  este  caso  ya  no  se  estaría  velando  por  los  menores.

Existe  una   libertad   en   cuanto   a  la  fijación  de  la  residencia,  reconocida en  la  Constitución  Española  en   su  artículo  19,   pero  el  problema  se suscita  en  cuanto  a  la  procedencia  o  improcedencia  de  pasar  el  menor  a  residir  en  otro  lugar,  lo  que  comporta  un   cambio  radical  de  su  entorno  social  y  parental,  con  problemas  de  adaptación,  en  este  supuesto  daría   lugar   a  un  cambio  de  la  guarda  y  custodia.

El  cambio  de  domicilio   de  los  menores  lleva  unido  no  solo  el  cambio  de  residencia,  sino  también  su  centro  de  educación,  el  entorno  de  sus amigos,   relaciones  sociales,  idioma   y  las  relaciones  con  el  progenitor   no  custodio,   por   lo   que   tratándose   de   cuestiones   relacionadas   con  la   patria  potestad,   conforme   al   artículo  154,  del   Código  Civil,   se   han  de  adoptar  conjuntamente  por  ambos  cónyuges  o  por  uno  con  el  consentimiento  expreso   o   tácito  del  otro.

Hemos   de   tener   en  cuenta,  que   la   custodia  exclusiva  no  comprende  todo   el   ámbito   de   la  patria  potestad,  sino  solo  las  cuestiones  ordinarias,   del   día   a   día,    no   las   de   mayor   trascendencia  como   es  el  lugar  de  residencia  y  sobre  todo  cuando  el  cambio  puede  tener  efectos   tan   amplios.   Atendiendo   a   lo   expuesto,   cuando   las  decisiones   sean   de   tal   entidad    que   supongan   un   cambio  radical  para  el  devenir  diario,  sí  será  necesario   el   consentimiento   de   ambos  progenitores   y   en   caso   de   desacuerdo   se   deberá  acudir  a  la  autoridad  judicial,   que   será   quién   determine   cual   es   el   lugar   menos  perjudicial   para   el   desarrollo   de   los   menores.

Lo  que  sí  queda  claro   es,    que   una   decisión  de  tal  entidad,  que  afecte  a  los  menores   no  puede  ser  tomada  unilateralmente,  ya  que afecta  directamente   a   la   patria potestad,   vulnerando   los   derechos   del  otro  progenitor,  que  se  vería  de  facto  privado  del  derecho  a  decidir  sobre   el menor,  imponiéndole  una  situación  de  hecho  que  alteraría  el  régimen   de   visitas   que   previamente  estaba   establecido.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!