Blog

Vamos  a   tratar   de   diferenciar   dos  términos  jurídicos  encuadrados  dentro  de   la   invalidez   de   los   contratos,   cuales  son   la nulidad  absoluta  o inexistencia  y  la   mera  anulabilidad  o  nulidad  relativa.  En  principio,   estos  términos  son  tratados  de  forma  confusa  y  muy  imprecisos,  llegando  incluso  a  equiparar  ambos  conceptos,  cuando  tanto  sus  efectos   como   sus  requisitos  son   de  todo  punto  dispares.

Cuando  se  habla  de  nulidad,  se  esta  negando  al  negocio  jurídico  en cuestión,   el   que  pueda  producir  cualquier  tipo  de  consecuencias  jurídicas  y  esto  se  produce  cuando  falta  alguno  de  los  requisitos  esenciales   para  su  perfección,   es  decir,  falta  el  consentimiento,  el  objeto  y  la   causa  (art.1.261, del  Código Civil)  o  bien  cuando  se  ha  celebrado  vulnerando  una  norma  imperativa  o  prohibitiva  (art.6.3, del Código  Civil).

Mientras  que  cuando  se  habla  de  anulabilidad,  estamos  tratando  de  algún vicio   que   lo   invalida  conforme  a  la  ley,  como  puede  ser  el  caso de  menor   de  16   años  que  realiza   una  enajenación,   así  como  los  vicios   del  consentimiento,   a   saber,   error,   dolo o  violencia  e  intimidación;   en   estos  casos   el  contrato  existe,  puesto  que  en   el  mismo  concurren   los  requisitos  esenciales  del  mismo,  consentimiento,  objeto  y  causa,   pero  sufre   de   algún  vicio,   en   nuestro   caso   la   falta  de  capacidad  de  obrar,  o  el   vicio   del  consentimiento,  por  lo  que  será  susceptible   de  anulación.   Luego,   la   anulabilidad   se   conceptúa   como  un   tipo    de    ineficacia   relativa,   ya   que  el   contrato  produce  sus  efectos  desde   el  momento   de   su  perfección,  si   bien   estos   efectos   solo   podrán   decaer   por   el   ejercicio  de   la   acción   de   anulabilidad   ante   los   tribunales,   ya   que   mientras  tanto  el  contrato  esta  debidamente   constituido.

Esta   es   precisamente  la   principal   diferencia   un   negocio   jurídico  NULO   no   produce   efecto   de   tipo   alguno,   no   es   necesario   su   impugnación  ni    que  la  nulidad  sea  declarada  judicialmente  y  el   ANULABLE   si  produce  efectos,   y   por   tanto   para   hacer   decaer   sus  efectos  habrá   que   interponer   una   acción   judicial.

¿Cuales son  las características de cada una?, a modo de resumen esquemático   podemos   decir,   que:

LA  NULIDAD

  • Opera ipso  iure,   es  decir,   de   forma   automática.
  • Es una   acción   imprescriptible,  dado  que  lo  nulo  en  el  inicio  no  se  puede  convalidar  con  el  paso  del
  • Puede solicitarlo  toda  persona  perjudicada  y  no  solo  los intervinientes  del

 

LA ANULABILIDAD

  • No opera  ipso  iure,  sino  que  necesita  el  ejercicio  de  una  acción ante  la  autoridad  judicial  que  declare  tal
  • El p lazo para  el  ejercicio  de  esta  acción  es  de  cuatro  años.
  • La legitimación  es  limitada,  solo  la  pueden  ejercitar  los intervinientes  y  no  puede  ser  declarada  de
  • La acción de anulabilidad es susceptible de extinción, bien por el transcurso de  los  cuatro  años  o  por  la  confirmación  o  convalidación  del  contrato,  así  como  la  pérdida  de  la  cosa  objeto del
Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!