Blog

Esta  es  una  cuestión  ardua  que  hasta  hace  poco  no  existía  jurisprudencia en un único sentido, que  se  hubiera  pronunciado  sobre  este  extremo,  ya  que  ésta  no  era unánime  en cuanto a  determinar  si  el  préstamo  hipotecario  que  se  constituyó sobre   la   vivienda   familiar,  en  el  momento  del  cese  de  la  convivencia  de los cónyuges, podría incluirse o no dentro del concepto cargas matrimoniales,  concepto contemplado  en  los  artículos  90  y  91,  del  Código  Civil.

El  principal  motivo  de  este  cambio  es  debido  a  la  interpretación  de  que la  hipoteca   se  trata   de  una  deuda  contraída  para  la  adquisición  de  un inmueble,  que  debe  satisfacerse  por  quienes  ostentan  el  título  de  dominio sobre  el  mismo  de  acuerdo  con  lo  estipulado  con  la  entidad  bancaria,  es decir  por  ambos  cónyuges,  con  independencia  de  a  quién  le  corresponda el  uso  y  disfrute.

Todo esto no debe confundirse con la verdadera noción de las cargas del matrimonio  que  como  bien recuerda el Supremo,  en  sentencia 188/2011 de 28 de marzo, son aquellas que deben identificarse con la idea del sostenimiento  de  la  familia,  debiendo  ser  en  este caso atendidas por ambos  cónyuges,  en  cuanto  abarca  todas  las  obligaciones  y  gastos  que exija  la  conservación  y  adecuado mantenimiento de los bienes del matrimonio y contraídos en beneficio  de  la  unidad  familiar.  Conservando  la  categoría  de  gastos  familiares aún  después  de  la  disolución  del  matrimonio.

Y  el  pago  de  las  cuotas  del  préstamo,  que  ha  permitido  que  ambos cónyuges  accedan  a  la  vivienda,  por el contrario, no   debe  englobarse   en   este   concepto.  La  hipoteca  viene   a   constituir   una   deuda  de  la sociedad   de   gananciales   y   que   como   tal   deben   hacerle   frente    los   dos   cónyuges   al  50 %,  independientemente   de   los   ingresos   de   cada  uno.   Por  lo  tanto. como   deuda  de  la  sociedad  de  gananciales  se  encuentra   incluida   en    el  artículo   1.362.2,   del   Código  Civil,   por   tanto  el   pago   de   las   cuotas  hipotecarias   afecta   al   aspecto   patrimonial   de  las  relaciones  entre   los  cónyuges,  aplicándose  el  artículo 1.347  del Código  Civil, que  declara  “la  ganancialidad  de  los  bienes  adquiridos  a   título   oneroso  a  costa  del  caudal  común,  bien  se haga  la  adquisición  para   la   comunidad,  bien   para    uno    de   los  esposos”,  por  lo   que   será   a   cargo   de   la   sociedad   la   adquisición,   tenencia   y   disfrute   de   los   bienes   comunes.    Lo   que  nos   lleva   a   la   conclusión   que  es  un  problema   a   tratar   en   el   momento   de   la   liquidación   de  la  sociedad  de   gananciales,   que  debe  resolverse  entre  los  cónyuges   en   el momento  de   la   disolución   y   consiguiente  liquidación.   Y  en   el  supuesto  en  que   estuviéramos   en   régimen  de  separación  de  bienes  estaríamos  ante   la   normativa  de  la  copropiedad  y  en  concreto  el  artículo  393,   del   Código Civil  que  establece  el  concurso  de  los  partícipes   en   las  cargas  será  proporcional  a  sus  respectivas   cuotas,  que   se   presumen   iguales.   Tal  y   como   igualmente  se   pronuncia  la  sentencia  del  Tribunal  Supremo  de  17  de  febrero  de  2014.

Lo   que   esta  claro,    es   que  cuando  se  contrata  una   hipoteca  se  realiza  con   un   banco   y   los   cónyuges   son   los   que   disponen  el  modo    en   que  va   a   regir   en   lo   sucesivo   la   relación   con   la   entidad   bancaria,   luego   el   hecho   de   una   disolución   no   puede  variar  este  extremo   y  no   se   puede  incluir   como   carga   de   matrimonio  lo  que   corresponde  a  un  aspecto patrimonial  de  la  sociedad  de  gananciales.

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Bufete de Miguel y Soria: 30 años de experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!